Amalgamas por Resinas

Si a Estética nos referimos, este es uno de los temas más controversiales en la Odontología actual, cambiar mis antiguas amalgamas por resinas?

Estéticamente hablando la respuesta sería SI, pero funcionalmente dependerá de muchos factores como el tipo de masticación que tenga el paciente, la zona a restaurar, la calidad de la resina utilizada, y la pregunta que siempre nos hacemos, por qué cambiar algo que funciona perfectamente?

Caso 1,


Tenemos que tener bien claro que una cosa es realizar una restauración desde su origen, eliminando el tejido dental afectado y realizando una cavidad ya sabiendo previamente el material restaurador a utilizar; que cambiar una amalgama por una resina.

Para los primeros casos, personalmente utilizo un mayor porcentaje de resinas que de amalgamas, principalmente por el menor desgaste de tejido dentario (especialmente en pacientes jóvenes) y evitar el manejo de mercurio.

Las amalgamas tienen ventajas y desventajas al igual que las resinas, y sabemos que no existe ningún material restaurador perfecto ni ideal, ninguno comparable a la dentina y al esmalte dentario que sí son perfectos e ideales.

Las piezas inferiores con amalgamas son las que más se cambian por su pésima estética cuando el paciente habla, canta o bosteza; las superiores no son tan visibles.

No solamente oscurecen la pieza que posee la amalgama, sino también el resto de la cavidad oral por los reflejos de los rayos lumínicos que entran en ella, todo suma para “apagar” la sonrisa.

Caso 2,


Es un tema para no imponer y conversar con el paciente que viene con este Motivo de Consulta, explicando los pro y los contra de cada material restaurador y los cuidados que debe tener de las restauraciones con resinas compuestas.

Veamos un tercer caso clínico paso a paso, en el cuál el paciente se decidió por un cambio de amalgama ya que no estaba conforme con su estética al sonreír.

Se aprecia antigua restauración clase I de amalgama en pieza 1.4, observándose oscurecimiento en mesial del diente,


Realizamos aislación absoluta de la pieza para evitar la intoxicación del paciente con los restos de amalgama y mercurio. La retiramos a baja velocidad para evitar gases y con una irrigación copiosa de suero fisiológico y una succión importante,


Está contraindicado utilizar químicos para blanqueamiento interno en piezas vitales por su toxicidad pulpar, pudiéndose realizar luego de la eliminación total de la amalgama y del tejido teñido una limpieza de la cavidad y un acondicionamiento dentinario con ácido poliacrílico por ejemplo,


Caso terminado. La pieza pierde su tono grisáceo, tomando su color natural,