Canino Incluido en Mentón, 2 Casos Clínicos

Se define como pieza dentaria “incluida”, a un diente que se mantiene en los tejidos osteomucosos mas allá del período de erupción fisiológica y que se encuentra impedido de erupcionar por hueso o dientes adyacentes con su formación radicular completa; y como “no erupcionado” a la pieza dentaria durante el período fisiológico de pre erupción con su formación radicular incompleta.
Consideramos una pieza dental como “incluida” cuando se encuentra intra-ósea, con su saco epitelio-conjuntivo íntegro y sin comunicación con la cavidad oral.

A diferencia de una pieza “retenida” o “impactada” que ya rompió su saco pericoronario, pero no alcanzó la oclusión con su antagonista. Es muy importante conocer los signos precoces de inclusión para actuar con técnicas interceptivas y evitar los diagnósticos tardíos que indefectiblemente conllevarán el empleo de técnicas ortodóntico-quirúrgicas.

Se denominan dientes heterotópicos, aquellos que debido a la migración de su germen, están retenidos en lugares poco habituales como pueden ser el seno maxilar, fosas nasales, ángulo mandibular, cóndilo o apófisis coronoides.

La inclusión del canino es en la actualidad dentro de las inclusiones dentarias la segunda en frecuencia después del tercer molar. Es por tanto una de las situaciones que más frecuentemente nos vamos a encontrar en nuestro quehacer diario, y que no podemos descuidar debido a la gran importancia tanto estética como funcional que este diente presenta.

Etiopatogenia

La etiopatogenia de la inclusión del canino es similar a la de otras inclusiones dentarias, y radica en la existencia de factores embriológicos, destacando la localización alta del germen y su rotación, y factores mecánicos como pueden ser la endognatia o dismorfosis maxilar (ej. respiradores bucales), los maxilares poco desarrollados por la evolución filogenética, las desarmonías dentomaxilares o la exodoncia prematura de los dientes temporales. Dentro de estos factores mecánicos podemos considerar también otras patologías como supernumerarios, odontomas y quistes foliculares que provocan un obstáculo a la erupción del canino. 

Otros factores que pueden condicionar la inclusión del canino son enfermedades sistémicas como la diasostosis cleido-craneana, la polidisplasia ectodérmica hereditaria o enfermedad de Tourraine, la osteopetrosis o alteraciones metabólicas como el raquitismo.

Los caninos incluidos afectan del 0.9 al 2.2 % de la población, siendo tras los terceros molares incluidos los que presentan una mayor frecuencia de inclusión.

El canino presenta también una preferencia sexual, siendo más frecuente en mujeres (0.8 %) que en hombres (0.35 %).

La retención del canino puede causar diversas patologías generalmente en forma de accidentes clínicos. Accidentes infecciosos causados por una inclusión parcial y comunicación con gérmenes patógenos de la cavidad oral, propagación de una infección vecina, quistes foliculares, y más raramente absceso subperióstico palatino, celulitis geniana circunscrita o una tromboflebitis de la vena facial. 

También puede causar accidentes mecánicos como rizálisis de dientes adyacentes, accidentes protéticos que cursan con una inestabilidad protética dolorosa, accidentes neurológicos como diversas neuralgias faciales secundarias y accidentes tumorales como quistes foliculares y ameloblastomas.

Actitud terapéutica

Las opciones de tratamiento van a depender mucho del tipo de retención o inclusión (vestibular/lingual o palatino), la severidad de la misma y la edad del paciente.

La mayoría requiere de una intervención quirúrgica, remoción, exposición o transplante; con o sin tracción ortodóntica post cirugía.

En esta ocasión les comparto 2 casos clínicos resueltos por el Dr. Rivas Galindo de caninos incluidos en mentón.

Caso Clínico 1












Caso Clínico 2










Anuncios

Higiene oral en niños

Prótesis dentales: La solución definitiva para nuestros dientes

Las prótesis dentales son aparatos removibles que pueden ser uni-maxilar o bi-maxilar. Los pacientes que recurren a este tipo de tratamiento, son aquellos que han perdido por diferentes razones la totalidad de las piezas de los dientes.

Generalmente el paciente se plantea la siguiente interrogante: ¿De qué manera se sustentan o sujetan este tipo de prótesis dentales?

Por lo general, el paciente pasa primero por el uso de unas prótesis dentales que son parcialmente removibles, las cuales tienen retenedores o “ganchos” que sujetan a las prótesis dentales de los dientes remanentes que el paciente tenga.

Pero evidentemente al llegar a un estado en el que el paciente ya no tiene ninguna pieza dental propia, esta manera ya no sirve y por lo tanto no es aplicable.

Otra pregunta que el paciente se suele plantear es: ¿Debo usar adhesivo para fijar las prótesis dentales?

Por el contrario, se realizan de manera tal que su base y sobre todo sus bordes tengan la posibilidad de crear una acción de cierre periférico mediante la interposición de la saliva de la misma manera de como si se sujetara una goma humedecida contra la superficie de un vidrio.

En la mayoría de los casos mediante una técnica de confección, la utilización de adhesivos no es lo primordial, sin embargo en casos en donde los maxilares ya no presentan condiciones ideales para la retención, el uso del adhesivo puede ser una ayuda adicional.

Para más información visitar la web de la clínica dental Sant Jordi, famosa por contar con los mejores expertos en el área.

Relleno de defecto óseo en maxilar superior, Caso Clínico

Paciente joven que consulta por movilidad en piezas 22 y 23.


En la Ortopantomografía (OPT) se pueden observar zonas radiolúcidas a nivel de los ápices y tratamientos de endodoncia.


El paciente relata que dichos tratamientos de conductos les fueron realizados hace ya varios años.


El Plan de Tratamiento es realizar una limpieza de la cavidad formada por el granuloma y rellenar el defecto, si fuera necesario se realizará una Apicectomía de dichas piezas.


Anestesia terminal.


Incisión.


Decolamiento del colgajo.


Eliminación del tejido de granulación.



Defecto limpio. Obsérvese la gran cavidad formada y el hueso faltante, de aquí viene el movimiento de las piezas.



El hueso Esponjoso Pulverizado Desmineralizado Liofilizado debe mezclarse con la propia sangre del paciente.



Colocación de la mezcla en el defecto.





Sutura.


Post Operatorio inmediato.


Agradecemos al Cirujano Maxilofacial Dr. Jorge Luis Rivas Galindo de México, que nos envió este Caso Clínico.

Autotrasplante Dentario, Caso Clínico

El Dr. Kenji Yoshida de la Osaka University de Japón nos envía este fabuloso caso de edentación parcial resuelto con un autotrasplante de un molar 8 (muela de juicio) que tenía plan de avulsión.

En esta foto inicial vemos la ausencia del 36 (primer molar inferior izquierdo) que, según las secuelas a la vista, aparentemente sufrió una avulsión bastante complicada por el estado del periodonto que imposibilita la inserción de un implante sin el previo remodelado e injerto alveolar.

Radiografía que confirma la falta de tejido óseo en la brecha.

En esta panorámica se observa la pieza 38 semiretenida en la base de la rama de la mandíbula.

Ya en la cirugía, vemos, luego de levantado el colgajo, el estado óseo de la brecha a rehabilitar.

Pieza 38 ya extraída. Debemos tratarla con extremo cuidado sin tocar sus raíces para no lesionar el ligamento periodontal quien es el que tiene el potencial de reinserción.

Pieza 38 en posición del 36. Por el estado óseo visto anteriormente, nos queda en infraoclusión y posteriormente deberá recibir tratamiento ortodóntico.

Radiografía periapical postoperatoria.

Radiografía panorámica postoperatoria.

Luego de recibir el tratamiento endodóntico, fueron colocadas las brackets para su extrusión y llevada al plano oclusal.

Vemos la salud periodontal y la corona con algún desgaste para poder ocupar su nueva posición al ser extruida.

Luego de algunas resinas, se puede apreciar la excelente estética y salud gingival.

Radiografía que confirma el éxito del tratamiento.

Personalmente este tema me apasiona y cada vez son más los estudios de alotrasplantes (trasplantes dentarios entre diferentes personas) originalmente investigados por John Hunter, fundador de la medicina experimental y la cirugía dental.

Para el que le interesen estos temas les recomiendo el libro de J. O. Andreasen, “Reimplantación y Trasplante en Odontología”.

Todo lo que quería saber sobre los Implantes Dentales

¿Qué son los implantes dentales?

Los implantes son unas fijaciones de titanio que se colocan en los huesos maxilares con el fin de sustituir a las raíces de las piezas dentales perdidas, lo cual nos permite reemplazar la pieza natural por una pieza artificial de mejor funcionalidad e igual o mejor estética.

¿Qué es la oseointegración?

La Oseointegración es un fenómeno biofísico que produce una unión a nivel molecular del titanio con el tejido óseo. Dicha unión es tan fuerte que si quisiéramos posteriormente separar el titanio del hueso sería imposible, tan sólo podríamos extraer el implante extrayendo al mismo tiempo el hueso que lo rodea.

¿Tienen los implantes contraindicaciones?

Existen muy pocas contraindicaciones absolutas, entre las que podemos destacar enfermedades graves que influyan en el metabolismo del hueso, infecciones específicas, tumores malignos que afecten al hueso, o radioterapia en grandes dosis.

Es importante decir que los implantes no provocan rechazo en el organismo, tan solo puede ocurrir que fracase la oseointegración (se estima normal un nivel de fracasos del 2% de los implantes colocados). Aquí entra en juego la pericia del cirujano, aunque también hay que considerar que hay casos más comprometidos que otros. Cuando un implante fracasa puede y debe volver a colocarse otro para sustituirlo.


¿Es compleja la intervención quirúrgica?

Se trata de una intervención ambulatoria, esto quiere decir que no es preciso ingresar en un ambiente hospitalario sino que la intervención se lleva a cabo en la consulta dental, siempre que dicha consulta esté equipada con el material y tecnología necesaria para realizar cirugía.

La intervención se lleva a cabo en la mayoría de los casos mediante anestesia local. En intervenciones de larga duración (rehabilitaciones completas, elevaciones de seno maxilar, regeneración ósea) se puede recurrir a un Médico Anestesista para una sedación intravenosa monitorizada.

El paciente en ningún momento siente dolor ni molestia alguna.

¿Es duro el periodo post-operatorio?

Al contrario de lo que pueda parecer, en muchos casos el post-operatorio supone menos molestias e incomodidades que otras intervenciones menores en Odontología. Un implante bien colocado no debe doler, únicamente puede ocasionar molestias la herida en la encía durante el proceso de cicatrización. Es fundamental observar una escrupulosa higiene para evitar sobreinfecciones de la encía. Normalmente se prescriben antibióticos por seguridad. En los casos de grandes intervenciones, como elevaciones de seno maxilar o injertos de tejidos duros y/o blandos, aparece frecuentemente edema durante los primeros días, si bien no resulta doloroso y permite hacer vida normal.

¿Cuánto tiempo dura el tratamiento completo desde la colocación de los implantes hasta la colocación de la prótesis definitiva?

Los implantes utilizados en nuestra Clínica son los que menor intervalo de tiempo requieren para ser cargados. Las prótesis pueden colocarse tras dos meses de espera una vez realizada la cirugía. Otros implantes pueden requerir un tiempo de oseointegración de hasta seis meses.

¿Se pueden colocar implantes en pacientes de todas las edades?

Los implantes se pueden colocar en los jóvenes una vez completado el desarrollo, normalmente a partir de los dieciséis años en las mujeres y dieciocho en los hombres. En los adultos no existe contraindicación en razón de la edad.


¿Qué tipo de prótesis se puede colocar sobre los implantes?

Básicamente existen dos formas de rehabilitación protésica sobre implantes: La prótesis fija en cerámica o resina, que nos proporciona el mayor nivel de estética, comodidad y función, y la prótesis removible (de quitar y poner), realizada en resina acrílica y que supone una opción más económica al ser un tratamiento menos sofisticado.

¿Son los resultados estéticos?

Los implantes correctamente colocados garantizan unos resultados estéticos muy favorables para el paciente.

El paciente debe tener claro que no sólo conseguirá una boca sana sino además una sonrisa estética. Esas deben ser sus exigencias.

¿Cuáles son las condiciones fundamentales para el éxito del tratamiento?

Las condiciones fundamentales para garantizar el éxito son:

1. La correcta planificación del caso concreto, realizando un correcto y presumido Diagnóstico y Plan de Tratamiento específico e individualizado para cada paciente.

2. Las manos y la experiencia del cirujano (el tamaño del implante y su correcta colocación)

3. La elaboración de la prótesis teniendo en cuenta las cargas que ha de soportar y el correcto ajuste para evitar fuerzas anómalas que supongan un sobreesfuerzo de los implantes.

¿Existen riesgos para el paciente?

Quizás el riesgo más significativo es la pérdida de sensibilidad en la zona del labio inferior cuando durante la intervención se toca o se secciona el nervio mentoniano, dicha pérdida de sensibilidad puede ser temporal o permanente. Por ese motivo hay que ser especialmente cuidadoso cuando se opera en esa zona porque no nos vale tocar el nervio con un implante demasiado largo pero tampoco nos sirve un implante demasiado corto que no soporte la carga a la que será sometido.

Por otro lado es fundamental que los implantes estén correctamente colocados desde un principio, puesto que una vez que éstos se oseintegran quedan “soldados” al hueso y si fuese necesario extraerlos perderíamos mucho hueso maxilar, lo cual complicaría enormemente una rehabilitación y por supuesto los resultados nunca serían los mismos.

¿Qué sucede cuando el paciente tiene poco hueso en la zona a rehabilitar?

Hoy en día disponemos de técnicas avanzadas para realizar cirugías en casos extremos. Se puede recurrir a elevaciones de seno maxilar e injertos que pueden ser autólogos (propios del paciente) o de otros tipos, con un porcentaje de éxitos elevadísimo. Afortunadamente son rarísimos los casos en los que un paciente que desea ser rehabilitado no puede serlo. El campo de la regeneración ósea es sin lugar a dudas uno de los principales avances en la Implantología de los últimos años.

¿Qué solución ofrecen los implantes a los pacientes con piorrea?

Para los paciente con enfermedad periodontal, comúnmente conocida como piorrea los implantes son “LA SOLUCIÓN”. Tradicionalmente este tipo de pacientes estaban ineludiblemente avocados a perder sus dientes. El único tratamiento que podíamos ofrecerles era una higiene escrupulosa y periódicas visitas a la consulta para realizarse tratamientos periodontales. La perspectiva final siempre era la misma: la dentadura completa de quitar y poner.

Ahora los implantes han revolucionado la forma de tratar a estos pacientes, es importantísimo saber que los largos tratamientos periodontales no solo son inútiles sino que son perjudiciales porque mientras se hace un esfuerzo para conservar la pieza natural no podemos evitar que la enfermedad siga su curso y vayamos perdiendo hueso. Hay que saber cortar ese proceso antes de que sea demasiado tarde. El hueso es fundamental para una buena rehabilitación y para un resultado estético. En los casos extremos es muy difícil lograr estética.

El Bruxismo y el Stress

El bruxismo ha crecido progresivamente en los últimos tiempos. El ritmo de vida y el stress han contribuido a acentuar esta conducta, constituyéndose en un motivo cada vez más común de consulta al odontólogo.


Entre un 20 y 25% de la población padece esta enfermedad, tanto adultos como niños.

El bruxismo es una actividad anormal de la masticación que se produce de forma inconsciente y suele darse de noche, aunque también puede ocurrir durante el periodo de vigilia. Es producido por un constante apretar y rechinar de los dientes debido a una contracción rítmica, repetitiva y violenta de los músculos de la masticación.
Suele presentarse en los niños de entre 4 y 6 años y tiende a disminuir con la edad, después que erupcionan los molares permanentes y los dientes incisivos. Igualmente, puede producirse de manera leve en la mayoría de las personas, generalmente al iniciar el sueño. Estas situaciones, en la mayoría de los casos, no necesitan tratamiento.


Cuando se producen casos severos, ayudados por el stress y otros factores, y el rechinar se mantiene constante en la adultez, las consecuencias se agravan debido a las molestias que acarrea y sus posibles consecuencias, relacionadas con el deterioro del Sistema Estomatognático.

Los síntomas y signos más comunes del bruxismo son:

  • Rechinamiento dental severo que por lo general ocurre durante el sueño.
  • Fuertes dolores de cabeza.
  • Dolor en los músculos de la cara y cuello, principalmente al despertar.
  • Alineación dental anormal.
  • Desgaste en el esmalte, que da apariencia plana en las cúspides de los dientes y expone la dentina, provocando sensibilidad dentaria.
  • Marcas de dientes en la lengua, así como daños en la parte interior de las mejillas.
  • Dislocación de la mandíbula; ruidos y chasquidos en la articulación de la mandíbula con el cráneo.
  • Dolor de oído.
  • El menisco articular que permite abrir y cerrar la boca con normalidad acaba sufriendo daños muchas veces irreparables por esta causa, que también origina problemas neuromusculares muy dolorosos.
  • Ansiedad, estrés y tensión general.

La intensidad y duración puede ser muy variable y pueden ocurrir varios eventos durante el sueño nocturno.

¿Qué lo provoca?

Existen diferentes factores que inciden en la aparición del bruxismo, por lo que conviven diversas teorías que relacionan aspectos físicos y psicológicos. En cuanto a los primeros, defectos en la mordida o algún diente fracturado o faltante pueden contribuir a la aparición del bruxismo. Respecto de los segundos, todas concluyen en que el stress de la vida moderna y la ansiedad lo acentúan y, en muchos casos, pueden ser los factores desencadenantes.
Como mecanismo psicológico, el individuo tiende a somatizar la tensión psíquica en el organismo, generando diferentes dolencias según sea el órgano donde se manifieste la patología. En el estómago,  las úlceras y gastritis; en el aparato respiratorio, los accesos asmáticos; en la piel, la dermatitis seborreica o la psoriasis; etc. En este marco, la bruxomanía es la representación del estrés en odontología.

¿Cómo se trata?

Esta enfermedad exige de un tratamiento que abarque todas las variables que causan la patología. Cuando se descartan los posibles factores anatómicos alterados, el abordaje debe encaminarse a tratar los aspectos psicológicos que pueden estar incidiendo.
Las técnicas de relajación muscular pueden resultar de gran utilidad. Pueden usarse también protectores dentales que si bien no curan el bruxismo, ayudan a prevenir el daño en los dientes. En algunos casos, debe considerarse la posibilidad de psicoterapia.
Cuando el bruxismo se produce en niños pequeños, se recomienda evitar el ejercicio extenuante, los juegos muy bruscos y los programas de televisión violentos. Asimismo, un baño por la noche para ayudar a relajarlos y cambiarlos de posición mientras duermen si se detecta que están rechinando los dientes, son medidas que ayudan a controlar el problema.


El odontólogo puede controlar este fenómeno mediante la fabricación, colocación y control periódico de una placa neuromiorrelajante y la realización de un ajuste oclusal a nivel dentario. Además, puede prescribir algún tipo de relajante para actuar sobre los músculos y ayudar a aliviar el dolor.