Ozono en el Consultorio Odontológico

El Ozono es una variedad del Oxígeno cuya molécula está compuesta por 3 átomos de este elemento, y que se presenta en estado gaseoso.

Fue descubierto en 1840 por el químico alemán Christian Frederick Schönbein de la Universidad de Basilea en Suiza.

El Ozono es un gas azul tenue, el cielo y los mares son azules gracias a él.

En la naturaleza es generado a través de los rayos producidos en las tormentas, y es el responsable del aroma característico (“olor a tierra mojada”) que toma el aire luego de éstas.

También es generado en la atmósfera superior por la radiación ultravioleta, para conformar la muy nombrada “capa de Ozono” que nos protege de los efectos nocivos de la radiación solar.

El umbral a partir del cual el olfato humano descubre su único, característico y punzante olor es 0.01 ppm (concentración máxima segura); por debajo de este límite no puede ser olido.

Este hecho, su característico olor, conduce a su nombre: la palabra ozono deriva del griego “ozein”, verbo que significa oler.

Un ambiente bien ozonizado es aquel que prácticamente no huele a ozono.

Stokinger, fijó en 1965 como valor máximo admisible 1,5 a 2 ppm de ozono para tratamiento de ambientes, y como límite permitido para ambientes continuamente ocupados por personas el valor 0,1 ppm o 0,2 mgrs. O3/m3 aire.

Por efecto de la fotosíntesis, árboles, arbustos y hierbas de los bosques y plancton de los océanos generan oxígeno. Éste por ser más ligero que el aire sube hacia las capas altas de la atmósfera. Allí, el oxígeno es bombardeado por rayos ultravioleta.

Los UV convierten el O2, dos átomos de oxígeno estable, en ozono, O3, tres átomos de oxígeno activo inestable.

El ozono cae hacia la Tierra y se reparte ampliamente por la atmósfera purificando agua y aire, descomponiendo las bacterias y hongos.

Es un enérgico filtro de las radiaciones solares de alta frecuencia, que absorbe la mayoría de los rayos ultravioleta del sol asegurando gracias a ello la vida en el planeta.

La deplección de la capa de ozono, el famoso “agujero de ozono”, debido fundamentalmente a los compuestos clorofluorcarbonados (CFCs) liberados a la atmósfera por refrigeradores, aires acondicionados y contenedores de aerosoles, es una grave preocupación de científicos y médicos.

Dado que ninguna bacteria anaerobia, virus, protozoos u hongo pueden vivir en una atmósfera con alta concentración de oxígeno, todas las enfermedades causadas por estos agentes patógenos son potencialmente curables mediante la acción del ozono.
El Ozono es un gas muy inestable, que luego de generado se convierte rápidamente en una molécula de Oxígeno normal. En su corto período de vida, tiene propiedades altamente beneficiosas como alto oxidante y potentísimo desinfectante, con la cualidad de no dejar subproductos ni residuos contaminantes, dado que luego de actuar se transforma en Oxígeno.

Comparando los efectos del Ozono con los desinfectantes más comúnmente usados en nuestro medio como ser el Cloro; el Ozono resulta ser extremadamente más rápido en su acción, con menores dosis, destruyendo todo tipo de bacterias, algas y virus, no creando adición ni resistencia en los microorganismos, y sin dejar subproductos contaminantes.

Su potencial oxidante lo hace muy adecuado para el tratamiento de efluentes con alta carga orgánica, el combate de los olores desagradables en el aire (baños de Shopping), así como el uso en procesos químicos específicos.

Debido a su condición inestable, el Ozono no se puede comercializar envasado como tal, sino que debe ser generado a partir del aire atmosférico en el lugar donde se requiera su uso, mediante equipos especialmente diseñados para este fin.

Debido a sus cualidades se utiliza para fines alimenticios, sociales y lo que nos interesa a los profesionales de la salud, aplicaciones Médico – Odontológicas.

Aplicaciones Alimenticias:

Plantas embotelladoras de agua y bebidas

Cámaras frigoríficas

Frutas y Vegetales

Carnes y Embutidos

Bodegas

Lácteos

Industria Pesquera

Industria Papelera

Tratamiento de Efluentes

Panificados

Huevos

Aplicaciones Sociales

Potabilización de agua

Ozono en Piscinas y Spas

Torres de Enfriamiento

Aplicaciones Médico – Odontológicas

Oxigeno Medicinal

Centros de diálisis

Hospitales y áreas operativas

Tratamiento de ambientes – Ozono en aire

“Con el aire respiramos la mayor parte de nuestras enfermedades, en contacto con el Ozono los microbios quedan quemados y las toxinas destruidas”

Louis Pasteur

Hospitales y áreas operativas

La prestación del servicio operativo debe asegurar que todos los productos y procesos que se utilizan dentro de las actividades, estén libres de virus y bacterias para que los pacientes no tengan el riesgo de contraer una enfermedad intra hospitalaria.
El ozono se utiliza además en el lavado y desinfección de todos los alimentos, de modo tal de eliminar todos los microorganismos presentes en los mismos.
El aire dentro del edificio debe ser purificado, por ejemplo mediante la desinfección, oxidación y control de partículas con ozono. También elimina los malos olores presentes.

Tratamiento de ambientes – Ozono en aire

El Ozono por ser altamente oxidante es un poderoso desinfectante. Elimina todo tipo de microorganismos: bacterias, hongos, virus, esporas, algas, protozoos, larvas, etc. Dado que el mecanismo de acción del Ozono es por destrucción de la membrana celular, provocando la muerte del microorganismo, no es posible que el mismo pueda adaptarse y hacerse resistente, por lo tanto basta una pequeña concentración de Ozono para eliminarlos, sin tener que ir aumentando las dosis como sucede con otros desinfectantes. La otra gran ventaja es que, después de actuar, no queda ningún residuo, la materia orgánica se transforma en CO2, agua y O2.

El ozono en aire se aplica en salas de empaque de productos alimenticios perecederos, dado que al ser envasados en ambiente estéril la vida útil se alarga enormemente, se usa en laboratorios, hospitales, cámaras frigoríficas y en el tratamiento del ambiente en edificios. Esta aplicación esta adquiriendo mucha relevancia, dado que  se ha constatado que una gran cantidad de afecciones respiratorias, de la piel y oculares de trabajadores y ocupantes de edificios con el llamado “síndrome del edificio enfermo” son debidas a la presencia de contaminantes en los ductos y por lo tanto en el aire. En los edificios más viejos, los filtros de aire son un foco de crecimiento de hongos, bacterias y virus, que provocan enfermedades como las neumonías atípicas y otras enfermedades respiratorias y de la piel. La purificación con Ozono se lleva a cabo haciendo recircular el aire del sistema de aire acondicionado por un generador de ozono. Además el Ozono por atacar toda materia orgánica volátil, desodoriza los ambientes y elimina el humo de tabaco.

Se pueden ver en los baños de los Shopping generadores de Ozono para eliminar la desinfección de los ambientes y eliminar malos olores.

Ozono y Odontología

La terapia médica actual con ozono encuentra sus orígenes en el Odontólogo alemán E. A. Fisch, quien utilizó el agua ozonizada por primera vez con funciones desinfectantes.

Según otro Odontólogo alemán, el Dr. Fritz Kramer, el ozono en forma de agua ozonizada, para colutorio, como irrigador o en forma de spray puede ser usado de los siguientes modos:

1. Como un poderoso desinfectante de superficies.

2. Por su capacidad para contener hemorragias.

3. En la desinfección de heridas de hueso y tejidos blandos.

4. Para reforzar el aporte de oxígeno en el área de una herida quirúrgica con el fin de mejorar la cicatrización.

5. Como antiséptico para tratar paradenciopatías, estomatitis, canales endodóncicos, alveolitis y en la preparación de la cirugía oral.

También es utilizado para el blanqueamiento dental al sacar ventaja de su alto poder oxidante, tal y como hacen los actuales tratamientos de blanqueamiento a base de geles de peróxido de hidrógeno y carbamida.


Fig. 1 – Aplicación con cubeta de irrigación de líquido enriquecido con ozono.

 

 


Fig. 2 – Mantenimiento periodontal mediante perfusión de Ozono.

El ozono se utiliza en forma de gas o líquido, diluido en agua destilada o suero salino, también embebido en aceite como el Ozonated Olive Oil, Ozone Services, British Columbia, Canadá (Fig. 3)


Fig. 3 – Agua y aceite ozonizados.



Fig. 4 y 5 – Generadores de ozono para el consultorio.

Si bien estas aplicaciones clínicas del Ozono están constantemente evaluándose científicamente, la ozonización de los ambientes del consultorio es un importante beneficio para los pacientes, reduciendo considerablemente el número de bacterias, hongos y virus, y por ende, reduciendo los porcentajes de infección en procedimientos quirúrgicos.

Anuncios