Las horas del día inciden en la eficacia de los medicamentos

El momento en que se ingiere un medicamento tiene impacto en la reducción de síntomas y riesgos asociados a las patologías. El instante preciso dependerá de la enfermedad y del remedio; pero tomarlo de mañana, de tarde o de noche no es indiferente.

Cuando se convive con problemas crónicos como la osteoporosis, la hipertensión o las patologías cardiovasculares, es clave no olvidar tomar los remedios. Pero, ¿cuál es el mejor momento para hacerlo? La respuesta depende tanto del tipo de patología como del fármaco, pero la hora que se escoja influirá considerablemente en la eficacia.

Un estudio publicado por Nature, planteó que lo ideal cuando se trata de problemas de corazón es ingerir los medicamentos al comenzar la jornada. Se sabe que los ataques cardíacos son tres veces más frecuentes en la mañana.


Investigadores de la Escuela de Medicina de la Case Western Reserve University en Ohio, (Estados Unidos) descubrieron que una proteína llamada KLF15 es crucial en la regulación del ritmo cardíaco: sus niveles suben y bajan en un ciclo de 24 horas (a la par del ritmo circadiano, el reloj interno del cuerpo).

Esto hace que los impulsos eléctricos del corazón sean más lentos desde las seis de la madrugada hasta el mediodía, por lo que el músculo cardíaco está más propenso a ir fuera de ritmo y sufrir un “cortocircuito”. “Lo mejor es administrarlos antes de levantarse; hacerlo mientras se reposa tranquilamente”, dijo el profesor Russell Foster, cardiólogo de la Universidad de Oxford.

Existen otros fármacos que sí o sí hay que tomar de mañana. Por ejemplo la hormona T4 (indicada en pacientes con hipotiroidismo).

¿Por qué hay que tomarla de mañana? Porque se absorbe mejor en ayunas y porque el ritmo biológico hacen que se necesiten hormonas a esa hora.

Otro capítulo aparte lo merecen los corticoides, que también actúan mejor si son tomados a la mañana, porque el ritmo del metabolismo también favorece su absorción.

Las primeras horas del día son también las ideales para tomar los bifosfonatos, uno de los principales fármacos para tratar la osteoporosis.

Los bifosfonatos tienen otra indicación y es que hay que procurar no ingerir ningún alimento enseguida de tomarlos. Durante un rato hay que tratar de no tomar nada. Durante media hora por lo menos. Otra de las indicaciones, no menor, es que la persona no se vuelva a acostar (ni tampoco que tome el medicamento acostado) porque puede provocarle acidez o irritación en el estómago.

Sin embargo, otro tipo de medicamentos indicados para el colesterol, los carbonatos de calcio o el citrato de calcio, es preferible ingerirlos con jugos, especialmente si son de frutas ácidas como la naranja, porque mejoran la absorción. Este tipo de fármacos suelen administrarse a mujeres postmenopáusicas para evitar la osteoporosis.

Quienes sufren de osteoartritis suelen mencionar que el dolor en las articulaciones se incrementa por las tardes. Un estudio de la Universidad Tecnológica de Texas concluyó que el momento óptimo para tomar las drogas antiinflamatorias no esteroidales, como el ibuprofeno, es entre el mediodía y la media tarde, para que hagan efecto antes de que el dolor aparezca.

Cuando se trata de acidez, por otra parte, los inhibidores de la bomba de protones (como el omeoprazol) suelen ser la solución, pues reducen la producción de ácido por parte del cuerpo.

Un estudio de la Universidad de Kansas encontró que es más efectivo tomarlo por la tarde o la noche. Más del 70% de los pacientes con reflujo gastroesofágico que lo tomaron en la tarde o la noche, vieron disminuir sus síntomas, en comparación al 42% de quienes la tomaron en la mañana.

Los investigadores estiman que esto se debe a que la droga actúa durante toda la noche, cuando la acidez se ve incrementada por estar acostado. De allí que el consejo sea consumirla antes de la cena. O si lo prefiere, dividir la dosis diaria, tomando la mitad en la mañana y la otra por la tarde.

En el caso de las personas con hipertensión, lo más adecuado parece ser tomar la medicación al finalizar el día.

Un estudio de la Universidad española de Vigo, entre 2.156 personas de ambos sexos, mostró que quienes tomaron al menos uno de sus antihipertensivos en la noche tuvieron 33% menos riesgo de angina de pecho, infarto cerebral y ataque cardíaco, que quienes tomaron los fármacos en la mañana.

La noche es también el momento ideal para tomar las drogas contra el colesterol. Esto se debe, a que el hígado, en condiciones normales genera la mayoría del colesterol durante la noche.

LAS CIFRAS

70%

de pacientes mitigan los síntomas del reflujo al tomar medicamento de tarde o de noche.

33%

disminuye el riesgo de angina de pecho al ingerir fármaco contra hipertensión de noche.

LAS CLAVES

Medicamentos para el corazón

Lo ideal cuando se trata de problemas al corazón es ingerir los medicamentos al comenzar la jornada. Se sabe que los ataques cardíacos son tres veces más frecuentes en la mañana.

De mañana y en ayunas

Las primeras horas del día son también las ideales para tomar los bifosfonatos, uno de los principales fármacos para tratar la osteoporosis. Otra indicación es que hay que procurar no ingerir alimentos enseguida de tomarlos.

Los fármacos contra reflujo

Un estudio de la Universidad de Kansas encontró que es más efectivo tomarlos por la tarde o la noche. Más del 70% de los pacientes que tomaron medicamentos como el omeoprazol en la tarde o la noche, vieron disminuir sus síntomas, en comparación al 42% de quienes la tomaron en la mañana.

Recomendados para la noche

La noche es también el momento ideal para tomar los medicamentos contra el colesterol. Esto se debe, explicaron expertos, a que el hígado, en condiciones normales, genera la mayoría del colesterol durante la noche.

Fuente: El País Digital