El cuidado de los dientes en el embarazo

Tomamos este artículo del Dr. Ricardo Clunes, Cirujano Dentista de la Universidad de Chile y de Web Dental, acerca del cuidado oral en las mujeres embarazadas, fundamental para ella y su hijo.

Si bien el embarazo no es una enfermedad, sí hay que tener algunas consideraciones importantes a la hora de tratar odontológicamente a una mujer en período de gestación.


En muchos de los procedimientos dentales se utilizan implementos que de alguna manera podrían afectar en forma negativa al bebé. Entre ellos, algunas radiaciones a la hora de tomar las radiografías, algunos medicamentos. También se señala que el dolor y el estrés que provocan determinados tratamientos serían poco recomendables.

Habitualmente escuchamos que durante el embarazo es posible que a las mujeres se le exfolie alguna pieza dental, otros son más extremistas y dicen que con cada embarazo la mujer debería perder al menos un diente debido a que el calcio que se necesita para satisfacer las necesidades del bebé sería extraído de ellos. Sin embargo, los especialistas afirmamos que esto no tiene ninguna base científica. Pero cuando se está embarazada, sí se producen algunos cambios en la boca y los dientes de la mujer.

Se señala como la enfermedad más frecuente de la mujer embarazada, la enfermedad periodontal, en cuya aparición confluyen factores como la mala higiene, algunos cambios hormonales y vasculares que harían más sensibles e irritables las encías, por ejemplo.

En cuanto a los medicamentos, es muy delicado el uso de ellos, sobre todo durante los primeros tres meses de gestación, porque podrían afectar directamente al feto.

Algunos antibióticos, como las tetraciclinas, son captados por las piezas dentarias en formación y provocan manchas en las mismas al momento de aparecer en la boca del bebé.

PRINCIPALES AFECCIONES

Alteraciones gingivales y periodontales:

Generalmente aparecen durante el segundo mes de embarazo, los especialistas señalamos que esta afección se debería al aumento de progesterona y otros cambios hormonales, influye además la mala higiene y el cambio de pH salival (grado de acidez o alcalinidad de la saliva).
A medida que estos cambios van aumentando con el embarazo, se incrementa también esta alteración que se presenta con un aumento en el volumen de la encía, sangrado de las mismas, y en algunos casos más avanzados también halitosis y sensación de boca sucia.

Es importante que sepamos que las mujeres embarazas que tienen periodontitis (popularmente conocida como piorrea), pueden tener un aumento de riesgo siete veces mayor de dar a luz un bebe pretérmino de bajo peso.


Problemas en la mucosa oral:

Una de estas alteraciones que no es muy común, es el granuloma de la embarazada, y suele estar asociado a la presencia de gingivitis. Aparece generalmente en el segundo trimestre de gestación, y se presenta como papilas interdentarias inflamadas, que generalmente sangran si se tocan; según algunas investigaciones en su aparición confluyen el aumento de estrógenos y progesterona.

Las aftas también son comunes en algunas mujeres embarazadas, pero éstas generalmente desaparecen durante la gestación. En tanto, en otras se produce una multiplicación de las mismas.

Alteraciones dentarias:

Se estima, aunque no es una situación totalmente aceptada, que el cambio de la composición de la saliva, los vómitos, el reflujo, los cambios de dieta y horarios de comida, podrían influir en la aparición de caries en las mujeres embarazadas. Por otra parte, erróneamente se tiende a pensar que la descalcificación de los dientes se debe a la mayor exigencia de calcio durante el embarazo; sin embargo, el calcio de los dientes generalmente permanece en forma cristalina y permanente en los dientes de la mujer.

EDUCACION Y CONTROL


La mayoría de las mujeres se sienten muy comprometidas al momento de cualquier indicación que los Odontólogos les hacemos para cuidar su dentadura y la salud de su hijo en gestación. Sin embargo, es muy necesario reforzar esta idea y dedicar un tiempo mayor al aprendizaje de una correcta forma de cepillado dental, controlar cuidadosamente la higiene oral, para llevar un mejor pronóstico de los cambios que se producen a nivel de las encías como consecuencia de los cambios hormonales provocados por el embarazo. También hay que considerar que los cambios de dieta y la calidad de ésta, puede afectar en la formación de caries y desarrollo de gingivitis o enfermedad periodontal. Hay que recordar que la dieta también tiene relación con la formación de la dentición en el feto. Es recomendable que durante todo el período de embarazo la mujer tenga un control de la placa bacteriana, evite por cualquier motivo la anestesia general, evite lo máximo posible los medicamentos, y acuda frecuentemente al dentista para prevenir en sus inicios cualquier afección.
Y aunque se podría pensar que los cuidados terminan con el nacimiento del hijo, éstos también son importantes de controlar en una etapa posterior. La ingestión de medicamentos o fármacos que la madre consume durante el período de gestación o durante la lactancia, pueden pasar a través de la leche al hijo al amamantarlo y ése es uno de los problemas que existe en esta etapa, ya que podrían afectar nocivamente al bebé o interferir en el proceso de amamantamiento cambiando la composición de la leche o bien interrumpiendo la secreción de ésta.
Por ello es importante que toda acción odontológica que se lleve a cabo sea conversada con anterioridad con su Médico y Odontólogo tratante.