Laboratorio DSD Estética Dental


Natalia es una artista de la dentadura. Con algunas pinceladas te arma un premolar de manera perfecta, y si te descuidás convierte unos molares en poemas…

El Laboratorio DSD Estética Dental fue creado en el año 2003 por la Laboratorista Dental Natalia De Santis en Palermo Soho en Capital Federal.

Nuestra filosofía es alcanzar la máxima calidad en cada uno de nuestros trabajos.

Para lograrlo proponemos una comunicación constante con el odontólogo, con quien procuramos lograr un trabajo en equipo de sinergia permanente.

Entendemos que sólo así es posible lograr la plena satisfacción del paciente.

DSD está equipado con avanzada tecnología y utiliza materiales de primera calidad para mantener una perfecta armonía de estética, mecánica y funcionalidad.

Nuestros trabajos artesanales, y la constante actualización y experiencia, hace posible que DSD sea un laboratorio confiable para realizar sus prótesis dentales.






Estas son las claves del éxito que nos permiten lograr la satisfacción de nuestros clientes.

Dirección:
Uriarte 2130 1 “E” / Palermo Soho / CP1426 Capital Federal / Buenos Aires / Argentina

Teléfonos:
Fijo:(011) 4774-6189
Móvil: (011) 155 109-4663

E-Mail DSD:
contacto@laboratoriodsd.com

E-Mail Natalia De Santis:
nataliadesantis@laboratoriodsd.com

Envíos de trabajos en CAD-CAM y Guías Quirúrgicas para Implantología a todo Uruguay.

Anuncios

Carillas estéticas

Las carillas dentales son una forma de blanqueamiento dental permanente y de enmascaramiento de defectos anatómicos por malformación, antiguas restauraciones o traumatismos dentales.

Pueden realizarse en cerámica, resina o cerómero.

Repasemos la técnica para el tallado, impresión y cementación de este tipo de restauraciones, resumido de un artículo de los Dres. W. G. Wells, J. C. Steele y R. W. Wassell del portal argentino Universo Odontológico.

Objetivos del tallado

  1. Proveer espacio para no “engordar” el diente.
  2. Proveer una preparación de bordes suaves, no dejar ángulos internos agudos que aumentan el estrés en la restauración.
  3. Mantenerse dentro del esmalte, si es posible para minimizar la microfiltración.
  4. Definir la línea de terminación visible.

Profundidad de la preparación

La profundidad de la preparación necesita variar según la altura de la cara vestibular: unos 0.4 mm cerca de gingival y hasta 0.7 mm en lo más profundo. En vez de surcos es mejor marcar fosillas de guía con una fresa redonda de 1 mm, insertada hasta la mitad (Fig. 1). Se los une siguiendo la curva de la cara.

Cuando el diente está muy oscuro es prudente dar un mayor espesor, con el riesgo de entrar en dentina. Es difícil evitar esto en cervical y proximal y, según las dimensiones, decidir el tipo de cemento por utilizar.

Reducción incisal

Hay 4 preparaciones básicas (Fig. 2):

a) Ventana, donde la carilla llega cerca del borde incisal sin incluirlo. Tiene la desventaja de que el borde adamantino conservado queda debilitado. No es recomendable por la dificultad para enmascarar la terminación del cemento incisal.

b) Fino, o en filo de cuchillo, que también debilita y podría estar sujeto a fuerzas desplazantes en los movimientos protrusivos.

c) Bisel, con un bisel que toma todo el espesor de la preparación y acorta el diente más o menos 0.5-0.75 mm. Permite más control de la estética incisal y un tope al probar y asentar la carilla. Soportará fuerzas sólo en protrusión y requiere más desgaste dentario.

d) Incisal extendido, igual, pero se extiende sobre palatino. También brinda un tope al probar y asentar la carilla, con más desgaste. Con esta preparación se modifica la vía de  inserción que debe ser en sentido bucal/incisal en vez de directamente vestibular. Hay riesgo, si no se cuida, de crear una retención que impida el deslizamiento. Puede ser necesario rotar estas veneers colocando primero el borde para después girar hacia cervical. Las fuerzas requeridas para fracturar este borde son superiores a las clínicas en estos dientes. Sirven las terminaciones c y d cuando se desea alargar los dientes.

Reducción axial

La reducción axial es mejor realizarla con piedra de diamante cilíndrica o troncocónica que con flamígeras (Fig. 3).

Aunque algunos usan redonda en gingival, sería preferible la forma torpedo (Fig. 4).

Conviene usar un diamante fino o carburo multihojas para suavizar la superficie áspera que queda y refinar el margen. También es prudente proteger la encía con un instrumento plástico (Fig. 5) o retracción gingival con hilo, que además facilitará la impresión posterior.

Terminaciones proximales

Es mejor que las terminaciones proximales marginales no se extiendan más allá del punto de contacto en el tercio incisal del diente, es decir, que se mantenga en su posición. Si fuera necesario preparar más allá, se requerirá alguna forma de restauración provisional para prevenir el cierre del espacio. En cervical podría darse como necesario extender la preparación hacia la tronera gingival para enmascarar el diente oscurecido justo por encima de la papila interdental, cuidando de no crear una retención en esa área que obstruya la vía de inserción.

Terminaciones cervicales

Las terminaciones cervicales constituirán un chanfer curvo de unos 0.4 mm máximos de profundidad. Deben llegar justo a la  cresta del margen gingival libre, salvo que un diente muy oscuro exija la extensión subgingival por razones estéticas.

Hay una tendencia a que los bordes cervicales queden voluminosos para mayor resistencia durante el manejo clínico. En tal caso, deberán ser afinados y pulidos después del cementado.

Restauraciones preexistentes          

Hay 2 maneras de encarar las restauraciones preexistentes:

Adherir al composite. Es difícil, particularmente si la restauración es vieja. Se considera posible causa de fracaso. Si la restauración fuera muy grande, quizá sería mejor una corona.

Reemplazar el composite. Es relativamente fácil, pero debe hacerse en la visita de cementado para que el nuevo composite tenga la mejor chance de adherir a la porcelana y al diente. Hay que removerla antes de pegar la carilla. Después se pega el frente de porcelana con el sistema adhesivo elegido y tras ello se repone el composite de la misma manera en que se coloca una obturación convencional de Clase III o IV. Es difícil evitar producir una rebaba, de modo que después hay que descubrirla y eliminarla.

Impresión

Conviene el uso de hilo de retracción y no es prudente la cirugía eléctrica por una posible recesión. Hay que impresionar el antagonista cuando se redujo el borde incisal.

Conviene incluir un modelo previo, si la forma dentaria era la deseada. El laboratorio puede enviar la carilla grabada, pero no silanisada, pues esto es mejor hacerlo en el momento de la cementación.

Provisorios

Hay varias técnicas propuestas, todas dificultosas y extensas. Es mejor dejar el diente tal cual, si el paciente está advertido y no hay sensibilidad, y obviamente el desgaste fue mínimo.

Incluyen la carilla a mano alzada o el uso de una matriz transparente de material termoplástico para hacer varios frentes simultáneos. Ésta se elabora sobre el encerado de prueba. Sirve para conversar el aspecto con el paciente. La adhesión se hace grabando una muy pequeña área en el centro para poder retirar el provisorio sin dañar la periferia de la preparación. No deben tener excesos gingivales, para no irritar la gingiva.

Prueba

Las carillas deben volver en suero, en recipiente acolchado o como estén protegidas, pero no en el modelo de yeso. Si algo de yeso podría quedar atrapado en las microrretenciones, es casi imposible limpiarlo. Para tomar cada carilla hay varios recursos comerciales, pero se puede usar con suerte cera pegajosa en el extremo de un atacador de amalgama.

Se limpia el diente con pómez en agua y se prueba la adaptación. Para el color se requiere un intermediario del color del cemento (Fig. 6). O es el propio cemento o una pasta de prueba que no fragua pero tiene las mismas propiedades ópticas y se lava con agua. Algunas pastas de prueba requieren el uso de acetona o de etanol. Si no se piensa modificar el color mediante el cemento, se puede probar con solo agua.

Un central con pasta de prueba y el otro sin ella.

Cementado

Antes de cementar, hay que aplicar a la carilla el silano que reforzará la adhesión. Dada la frecuente exposición de dentina, es preferible usar siempre un adhesivo dentinario. Es básico un absolutamente perfecto control de la humedad (saliva, secreción gingival, sangre), con dique o hilo de retracción.

1.    Limpieza con pómez y agua.

2.    Lavado, grabado y secado.

3.    Aplicación del sistema adhesivo amelodentinario de elección,

4.    Se carga la carilla con el cemento elegido y se presenta ante el diente

5.    Se presiona con delicadeza y se eliminan los excedentes (Fig. 7), con instrumento de metal o con pincel mojado en el líquido.

6.    Se aplica la luz, con tiras de celofán interpuestas con los vecinos.

Retiro de excedente; se observa las tirillas interpuestas para no adherir al diente vecino.

7.    Se suelen recomendar 30-40 seg. de luz, pero es preferible no menos de 60. Con espesores superiores a 0,7 mm o con carillas opacas hay que recurrir a sistemas duales.

8.    No se debe usar cemento dual con carillas finas transparentes.

Terminación

Es preciso repasar los bordes y los contactos para asegurarse una transición suave y armoniosa. Obviamente, no debe haber interferencias oclusales. Se usan piedras de diamante finas de grano muy fino o fresas de carburo multihojas (Fig. 8).

Con un instrumento se protege la encía.

Uno con grano fino, después conviene usar pasta de pulido de diamante para mantener el máximo lustre. Se pueden usar discos vgr, Soflex, Super-Snaps, etc. (Fig. 9)

Otras carillas

Además de las vestibulares anterosuperiores, se pueden hacer en:

-Palatino de dientes gastados, fracturados o erosionados (bulímicos)

-Diastemas, con carillas puramente proximales

-Incisivos inferiores

-Onlays oclusales posteriores

Palatinas

Problemas:

a) Si hubiera que ajustar interferencias, es vital eliminar toda aspereza para que no se abrasionen los dientes antagonistas

b) Cuando la terminación incisal se extiende hacia vestibular, es muy difícil disimular la unión (Fig. 10). Una opción es tratar de esconder la línea al máximo:

-Nunca hacerla recta. Aprovechar los mamelones (Fig. 11).

-Extender la terminación y usar porcelana transparente en cantidad creciente para que se vaya viendo más color del diente propio (Fig. 11)

Los dos centrales están unos 2 mm cubiertos y en línea ondulada.

Diastemas

-El mismo problema para disimular la unión. Debiera hacerse llegar el borde hasta la primera unión de mamelones. Puede ser recto.

-Una alternativa es extenderse por toda la cara vestibular.

Mandibulares

Deben recubrir siempre incisal con espesor suficiente para que dure: entre 0.75 y 1 mm.

Es imperativo el uso de temporarios o el agregado de composite en palatino de los superiores para evitar la sobrerupción.

Posteriores

Puede que con las cerámicas de alta resistencia no causen decepciones, pero son un riesgo hasta entonces.

Veamos este video del tallado e impresión de estas restauraciones.

Observemos la primera piedra de diamante utilizada para marcar los surcos guía en la cara vestibular, fundamentales para no perder referencias:

En esta otra técnica se pintan con indeleble las caras vestibulares de las piezas a tallar para tener dicha referencia: